SISTEMA DE ACCESO AL
CUERPO DE INSPECTORES DE EDUCACIÓN

 

El sistema de acceso al Cuerpo de Inspectores de Educación es de concurso-oposición y está regulado en el Capítulo III del Título IV del Real Decreto 276/2007, artículos 40 al 48. Existirá, además, una fase de prácticas que forma parte del proceso selectivo.

 

Los requisitos de acceso están recogidos en la disposición adicional décima, apartado 5, de la LOE 2/2006. Esta disposición ha sido modificada por la LOMLOE 3/2020 e indica lo siguiente:

 

5. Para acceder al Cuerpo de Inspectores de Educación será necesario pertenecer a alguno de los cuerpos que integran la función pública docente con al menos una experiencia de ocho años en los mismos y estar en posesión del título de Doctorado, Máster Universitario, Licenciatura, Ingeniería, Arquitectura o título equivalente y superar el correspondiente proceso selectivo, así como, en su caso, acreditar el conocimiento de la lengua cooficial de la Comunidad Autónoma de destino, acuerdo con su normativa.

 

 

La fase de oposición consiste en una prueba en la que se valoran los conocimientos pedagógicos, de administración y legislación educativa adecuada a la función inspectora, así como los conocimientos y técnicas específicos para el desempeño de la misma.


 

La prueba constará de tres partes. Las Administraciones educativas determinarán en sus respectivas convocatorias las características y duración de cada una de las tres partes de la prueba, que se calificarán de 0 a 10 puntos.

 

PRIMERA PRUEBA: 

Consistirá en el desarrollo por escrito de un tema referido a la parte A del temario, elegido por el aspirante de entre dos extraídos por sorteo por el tribunal.


SEGUNDA PRUEBA:

 

Consistirá en la exposición oral de un tema referido a la parte B del temario, elegido por el aspirante de entre dos extraídos por sorteo por el tribunal.


EJERCICIO PRÁCTICO:

 

Consistirá en el análisis de un caso práctico sobre las técnicas adecuadas para la actuación de la inspección de educación, que será propuesto por el tribunal.


 

En la fase de concurso se valorará la trayectoria profesional de los candidatos y sus méritos específicos como docentes, el desempeño de cargos directivos con evaluación positiva y la pertenencia a alguno de los cuerpos de catedráticos a que se refiere la Ley Orgánica de Educación y el ejercicio, en su caso, de la función inspectora.